El oro ha existido durante más años de los que preferiríamos contar. Su competidor solo ha estado en escena durante poco más de diez años. Durante esa década más o menos, Bitcoin ha subido de solo unos centavos a ahora más de 56.000 dólares por BTC.

La criptomoneda ahora es más cara que una onza de oro, que actualmente cuesta 1.791 dólares. Esencialmente, un Bitcoin podría comprarle casi un kilogramo del metal. Bitcoin ha roto recientemente la capitalización de mercado de 1 billón de dólares y podría estar contemplando fácilmente un ataque al oro en el futuro.

La diversificación es una razón principal para que los inversores y los actores de la industria consideren poner su dinero en la criptomoneda. Sin embargo, los maximalistas del oro creen que Bitcoin es solo una moda pasajera o un activo especulativo digital volátil que no mantiene un buen valor.